tete.png
El
16° Congreso Ortodoxo
tendrá lugar,
con la bendición de los obispos ortodoxos de Francia,
del 1 al 4 de noviembre de 2018,
en el marco mediterráneo de
Sainte-Tulle (Provence-Alpes-Côte d'Azur),
Complejo hotelero Regain –
sobre el tema:
“Y vosotros seréis mis testigos”
 (Ac 1,8).

Este encuentro, abierto a todos, versará sobre la pregunta de cómo dar testimonio de Cristo en nuestras vidas. La discusión se centrará sobre la apertura  misionera de la comunidad eclesial, sobre el compromiso de los fieles con los inmigrantes y con los más desfavorecidos así como sobre tantos otros aspectos que tienen que ver con la responsabilidad de los cristianos en el mundo.

Más allá de la reflexión, estos congresos son también momentos de intensa convivencia eclesial con nuestros pastores (obispos, sacerdotes de parroquia, superiores de monasterios) y nos permiten enriquecernos de nuestras diversidades.


Reservaros estas fechas a partir de ahora!


    Es un placer anunciaros que del 1 al 4 de noviembre de 2018 tendrá lugar, con la bendición y el estímulo de nuestros obispos, el 16º congreso ortodoxo en el marco
mediterráneo de Sainte-Tulle (complejo hotelero de Regain), cerca de Manosque, al sur de Francia. A partir de ahora podéis organizaros para reservar estas fechas y planificar vuestro viaje. Os tendremos informados del programa y fecha de inscripción sobre todo a través de la web www.fraternite-othodoxe.eu

El tema principal de reflexión girará en torno a la palabra del Señor: "Y seréis mis testigos" (Ac 1,8). Este punto de partida permitirá abordar distintos aspectos del testimonio cristiano en el mundo, sobre todo la obertura misionera de la comunidad eclesial, el compromiso de los fieles con los inmigrantes y  los más desfavorecidos. Este encuentro será también un espacio para profundizar cuestiones varias relacionadas con la responsabilidad de los cristianos en el mundo: diversidad cultural en la Iglesia, diálogo ecuménico e interreligioso y con gente de convicciones distintas; solidaridad con los cristianos orientales; organización de la vida litúrgica, familial y parroquial; transmisión de la fe;  matrimonio, pareja y sexualidad;  retos bioéticos y ecológicos contemporáneos;  actitud ante el liberalismo económico y ético..

Como ya sabéis, más allá de la reflexión teórica, después de casi 50 años, estos congresos son también, para  los ortodoxos dispersos en occidente, momentos óptimos de convivencia eclesial. Permiten vivir la comunión a un nivel más amplio que la parroquia o la diócesis. Contribuyen así a tejer  lazos más estrechos entre las distintas comunidades que caracterizan nuestro paisaje eclesial y son por lo tanto, ocasiones para enriquecer nuestra fe. En fin, nos permiten vivir la comunión eclesial junto con nuestros pastores ( obispos, sacerdotes de parroquias, superiores de monasterios)  que nos honran con su participación, reflejando así la presencia de Cristo como el Primogénito entre muchos hermanos (Rm 8, 29).